Gustavo ArayaEn agosto de 2008, cuando Brian Chesk y Joe Gebbia crearon la empresa Airbnb, Inc. estaban seguros que vendrían a revolucionar la industria del Hospedaje. Y así lo hicieron; claro está, a un alto costo para los gobiernos en virtud de la elusión y evasión de impuestos que ello ha generado en el mundo.

De acuerdo con el Procurador General del Estado de Nueva York, el 70% de los “establecimientos” neoyorquinos que se encuentran registrados en el motor de búsqueda, evaden el pago de los impuestos federales y estatales, así como los impuestos específicos para la industria hotelera. Una cifra parecida reporta el estado de California.

Por ello, en Nueva York y California, las autoridades de los Gobiernos locales y la Internal Revenue Services han instado a las empresas relacionadas a este “negocio” a entregar sus bases de datos de los propietarios registrados en estos condados con el fin de cotejar el pago de todos los impuestos o de lo contrario la responsabilidad tributaria podría recaer en ellos.  Igualmente, en este último condado, en el mes de Octubre se estableció la obligatoriedad de registrarse ante el Gobierno local y a las empresas a certificar que la estancia total en cada local no sea mayor a 90 días al año, sumado a la obligatoriedad a pagar el impuesto hotelero. Tras esta decisión, la empresa ha iniciado a cobrar directamente en su página estos impuestos en dichas jurisdicciones.

En Costa Rica no hemos escapado de este fenómeno. Así, por ejemplo, en tan solo cinco de los más importantes buscadores de este negocio (airbnb.com; Homeaway.com, Windu.com, roomorama.com y vrbo.com) contamos con más de 7.991 “establecimientos”. En términos prácticos esto equivale a un a casi el doble de la oferta hotelera formal de todo el Valle Central. (4550 cuartos de hotel).

Si bien es cierto no existen estudios concretos, si tan solo utilizáramos el parámetro establecido para la ciudad de Nueva York, junto a la ocupación promedio de Costa Rica (55%) a la tarifa promedio anual (US$105), esto representa un evasión solo en impuesto sobre las ventas de más de 11.824 millones de colones.

Por otra parte, el impuesto sobre la renta podría representar una evasión de 27.287 millones y cerca de 1.364 millones en impuestos municipales. En total, representa un monto cercano a los 40.475 millones de colones lo que representa cerca de un 18% del presupuesto del Ministerio de Seguridad.

La información está a un “clic” de sus dedos, y el Ministerio de Hacienda tiene las herramientas jurídicas para establecer los controles ya sea con el administrado final o su intermediario como podrían ser estas empresas. La eficiencia a la hora del cobro de los impuestos es la herramienta más poderosa para disminuir el déficit fiscal que tiene la Administración, y no el aumento a quienes ya contribuimos con el fisco.

Noticias

Nuevas tendencias en hospedaje causan evasión fiscal

0